El trabajo autónomo como alternativa a la crisis

Nos encontramos, pues, en un escenario en el que las actividades tradicionales ejercidas de manera particular por los activos de mayor edad y especialmente hombres, se ven obligadas a cerrar, mientras surgen otras muchas protagonizadas por jóvenes, en gran parte mujeres y en sectores económicos novedosos, aunque siempre en el sector de los servicios, pero con mucha mayor componente tecnológica.

 

Este proceso tiene sólo una lectura positiva, el rejuvenecimiento del colectivo y su mayor cualificación, pero le acompaña la dramática situación de muchos autónomos

tradicionales que se ven abocados al paro sin protección, en el mejor de los casos frente a una jubilación con pensión mínima y con gran parte de sus ahorros frustrados

por la resistencia en estos últimos años

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Formulario contacto

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Comentarios: 0

CAMPAÑA RENTA 2016

Nueva y unica tarifa del IRPF 

Ley 36/2014 de Presupuestos Generales del Estado para el 2015

CALENDARIO CONTRIBUYENTE 2017

Cream empresa al meu cole