El precio puede considerarse una variable de marketing que en muchos casos utilizamos para hacer política comercial de la empresa: subiremos ó bajaremos los precios, aplicaremos un margen u otro con respecto a los costes, para conseguir determinados resultados comerciales.

 

Para fijar el precio adecuadamente puede ayudarnos el tener en cuenta alguna de las siguientes variables:

 

‚ Necesidades del mercado: Cuánto necesita el mercado nuestro producto.

‚ Elasticidad de la demanda: Si la demanda del mismo es más o menos elástica (es decir, si cuando cambiamos factores que actúan sobre la demanda de mi producto, por ejemplo el precio, el cliente sigue demandándolo en la misma medida o no), ‚ El proceso de producción con sus consiguientes costes.

‚ La competencia.

‚ Los objetivos de rentabilidad que nos hemos fijado.

 

‚ El valor que los clientes dan a nuestro producto: Siempre, tener en cuenta, que desde el punto de vista del cliente, el valor que demos a nuestros productos tiene un componente tanto objetivo, como subjetivo, de ahí que un mismo producto o servicio pueda parecer caro o barato según los casos. Es conveniente que reflexionemos sobre los comportamientos de compra de nuestros potenciales clientes.

Todas estas formas de marcar un precio ayudan a contestar preguntas que pueden ser muy útiles para evitar que mi producto no tenga el precio idóneo para conseguir los objetivos que queremos obtener.

 

Algunas de estas preguntas son:

 

− ¿Qué precio está dispuesto a pagar el cliente por mi producto?

− ¿El precio cubre todos los costes?

− ¿Qué margen de beneficio me da el precio?

− ¿Qué precio tienen mis competidores?

− ¿Qué variación de ventas tendré si modifico el precio?

 

Formulario contacto

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Comentarios: 0

CAMPAÑA RENTA 2016

Nueva y unica tarifa del IRPF 

Ley 36/2014 de Presupuestos Generales del Estado para el 2015

CALENDARIO CONTRIBUYENTE 2017

Cream empresa al meu cole